Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20/08/11

Por Emiliano Cándido

Cuando llegó a las semifinales del Masters 1000 de Miami (victoria sobre Juan Martín Del Potro incluida) recordábamos lo bien que juega cuando está con ritmo. Hoy, 5 meses después, Mardy Fish vuelve a estar en los primeros planos tras una gira en cemento espectacular.

El campeón de Atlanta, finalista en Los Ángeles y en el Masters 1000 de Montreal, ahora es semifinalista en Cincinnati luego de un excelente triunfo por 6-3 y 6-4 sobre el español Rafael Nadal.

Su próximo rival será Andy Murray pero el resultado que obtenga no opacará la (casi) perfecta gira conocida bajo el nombre de “US Open Series” que viene realizando este oriundo de Minnesota de 29 años.

¿Cuál ha sido el mayor cambio? Su condición física. Pasó de ser el grandote con varios kilos de sobrepeso y se transformó en un tenista de buen porte que ya no depende exclusivamente del saque y la volea, aunque sabe utilizar ambas variantes.

A Rafa Nadal le ganó imponiendo sus condiciones. Gran servicio, muy buena derecha, correcto revés y subidas constantes a la red para definir los puntos.

Una gran actuación la del estadounidense que, con las sucesivas caídas de Roger Federer y el propio Nadal, lo coloca como serio candidato a quitarle el sueño de su primer US Open a Novak Djokovic.

Teniendo en cuenta que Andy Roddick recién volvió de una lesión y que ya pasó mucho tiempo de los buenos días de James Blake, la mirada de todos en Flushing Meadows se posará en la espalda de Mardy.

Por primera vez en su carrera llegará a la máxima cita que se juega en su país con tanta presión, quedará saber si es un peso más para él o sabrá cómo sacárselo de encima. Si lo logra, habrá que pensar en Fish como alguien que pueda destronar a Nole.

Nadie debe dudarlo, no hay pescado que se mueva fuera del agua mejor que él.

Anuncios

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

La afirmación parece dura pero es cierta. El circuito profesional no permite deficiencias en el comienzo del punto. Ese movimiento que permite poner la bola en juego es indispensable para dominar o ser dominado. Nadie quiere comenzar a la defensiva en partidos que se juegan a máxima velocidad y con escaso margen de error.

El buen saque no significa potencia, tampoco tiene que superar los 220 km/h para hacer daño. Variar efectos y ángulos es una clave muy importante: un promedio primer servicio superior al 70% es sinónimo de haber jugado bien en dicha faceta.

¿Por qué hablo hoy del saque? Seguro ya adivinaron: La presentación de David Nalbandian frente a Andy Murray. El unquillense tuvo 8 turnos de servicio, perdió 6 y, en los 2 que ganó, levanto muchos puntos de quiebre. Algo verdaderamente preocupante.

En el primer set la eficacia fue baja (49%) pero después la subió en el segundo (75%) sin embargo el porcentaje no fue el principal problema. No falló tanto ni realizó muchas doble faltas (a excepción del primer juego). El inconveniente surgió en el armado del golpe. Murray lo leía con bastante facilidad y devolvía la bola profunda al cuerpo de David.

El argentino, que no había terminado su movimiento, ya tenía que pegarle a la devolución del escocés. Tras su segundo golpe estaba a la defensiva y a la merced de un rival que lo incomodó mucho y pocas veces lo dejó pegar bien afirmado.

Por eso pienso en las derrotas con James Blake y Stanislas Wawrinka y entiendo y justifico el resultado. Al saque volvía una pelota muy rápida y jugar contra ese tipo de pegadores a su velocidad se hace complicado (y, por momentos, imposible).

Muchos consideran que es la falta de partidos, yo espero que lo sea. A Nalbandian se lo ha notado muy bien físicamente y con algunos destellos imborrables de su talento con el increíble revés a dos manos que tiene. Lamentablemente parece que hoy ya no alcanza.

El talento ayuda, pero solo no sirve. David tendría que replantear algo en el armado de los puntos o empezar a pensar en el polvo de ladrillo como su superficie fuerte. Allí, la velocidad de sus rivales sería opacada y su nivel, que tendría que mantenerse alto, le permitiría volver al lote de los mejores.

Hoy, por más que nos duela a todos, Nalbandian tendrá que jugar como pueda e intentar dominar desde su devolución que será (como fue siempre aunque ahora más) el punto más fuerte de su juego.

¿Qué esperar para el US Open? Un guiño del sorteo. La posibilidad de enfrentarse con un pegador es muy peligrosa pero si juega contra un contragolpeador las opciones son muchas.

Horas de cancha y en buen nivel es lo que necesita Nalbandian. De conseguirlas podemos pensar en septiembre y en Belgrado porque la Copa Davis volvería ser posible.

Read Full Post »