Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2011

De la mano de Guillermo Vilas y José Luis Clerc, Argentina alcanzó su primera final de Copa Davis en 1981. Los conflictos identificaban al grupo, pero el objetivo era el mismo: la escurridiza Ensaladera de Plata.

 

 

 

 

 

 

El 11 de diciembre, en el Riverfront Coliseum de Ohio, Guillermo Vilas abrió la serie frente a John McEnroe. El argentino cayó sin atenuantes por 6-3, 6-2 y 6-2. Sin embargo, no todo estaba perdido ya que Clerc consiguió derrotar en su tierra al poderoso sacador estadounidense Roscoe Tanner en sets corridos.

 

 

 

 

 

 

 

¿Jugar dobles sin dirigirse la palabra era posible? Poco fue lo que faltó para que ese punto vital de la serie quedase en propiedad argentina.  Cinco largos sets duró la batalla que culminó 6-3, 4-6, 6-4, 4-6 y 11-9, luego de casi 6 horas de juego, a favor de John McEnroe y Peter Fleming.

 

 

 

 

 

 

El sueño argentino se acabó el tercer día, cuando José Luis Clerc batalló 5 sets pero no pudo doblegar a McEnroe. La Ensaladera de Plata se escapaba por primera vez de manos argentinas.
Poco faltaba para que llegase al mundo, un tal David Nalbandian… el Rey de la Copa Davis.

La primera de España….

Manolo Santana y Juan Gisbert lideraron el sueño de España hasta la final. Sin embargo, Australia con el legendario Roy Emerson, derrotó al conjunto europeo por 4 a 1.
En la primera jornada, Stole y Emerson sumaron los dos primeros puntos para su nación y el sueño español quedó muy lejos.

 


 

 

 

 

 

 

La historia se terminó rapidamente para España, cuando John Newcombe y Tony Roche doblegaron a Manuel Santana y José Luis Arilla por 6-3, 4-6, 7-5 y 6-2. Santana se dió el gusto de vencer a Emerson con la serie definida.

Bonus: La opinión de Santana sobre la final de Copa Davis 2011.

Fotos:  La Nación
El País España

 

 

Anuncios

Read Full Post »

Los españoles son los favoritos. Pero, Argentina buscará conquistar su sueño. Otra oportunidad, otra serie. ¿Qué sucederá esta vez?

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

El serbio número 1 del mundo Novak Djokovic y el suizo Roger Federer, ubicado en la cuarta posición del escalafón mundial, parten como los dos máximos favoritos a levantar el trofeo del ATP World Tour Finals que se disputará en Londres desde este domingo.

La actualidad de ambos es completamente diferente. Desde que conquistó el US Open a Djokovic lo aquejan las lesiones. Primero fue la parte baja de su espalda que lo obligó a retirarse en el partido de Copa Davis frente a Juan Martín Del Potro y ahora es su hombro el que le pasó facturas en Basilea y París.

Por su parte Federer llega con la confianza por las nubes. En una superficie que es perfecta para su juego viene de triunfar consecutivamente en los torneos en los que el número 1 del mundo no pudo hacer gala de su físico.

Con 24 años “Nole” ha tenido el mejor año de su carrera y querrá coronarlo con el trofeo del torneo que reúne a los 8 mejores tenistas de la temporada. 69 triunfos y sólo 4 derrotas es el número que describe perfectamente el 2011 del serbio. Títulos en Australia, Wimbledon y el US Open, sumados a los Masters 1000 de Indian Wells, Miami, Madrid, Roma y Montreal dejaron a Novak en las puertas de los mayores records de todos los tiempos.

Su inicio arrollador con 41 triunfos al hilo, cortados por el mismo Federer en las semifinales de Roland Garros, dejaban a entrever que, tarde o temprano, Djokovic sería el número 1 del mundo. Y lo consiguió tras alzar la copa en el sagrado césped del All England. Además, un dato a destacar y para tener muy en cuenta: Derrotó a Rafael Nadal en las 6 finales que se encontraron en 2011. ¿Mejor? Imposible.

Por su parte Roger, que tiene un record de 59 victorias y 12 reveses durante este año, parecía tocar fondo. Su talento no le alcanzaba para enfrentar en partidos consecutivos a Djokovic, Nadal y Murray. Parecía “conformarse” con un triunfo frente a ellos y una derrota digna al día siguiente.

Todos dicen que su objetivo en Roland Garros era el título, yo me permito disentir. Federer se dio por hecho tras derrotar en las semifinales en uno de los mejores partidos de los últimos tiempos a Nole y, si bien dio pelea en la final, la meta ya estaba cumplida.

Luego, tanto en Wimbledon como en el US Open llegaron dos derrotas de esas dolorosas. Se mantenía invicto tras ganar los primeros dos sets en un Grand Slam durante toda su carrera. La marca superaba ampliamente los 150 triunfos, pero llegó Jo-Wilfried Tsonga en Wimbledon y, a fuerza de pelotazos, lo quebró mentalmente para derrotarlo.

Al siguiente torneo de los grandes sucedió lo mismo, pero aún peor ya que tuvo Match Points a favor y no pudo cerrar el partido ante un Djokovic que, por momentos, parecía poseído (de no ser así no se entiende la devolución ganadora con la cual levantó uno de esos puntos decisivos).

Si a todo esto le sumamos la seguidilla asiática de Murray y su descenso por primera vez desde el 2003 fuera de los 3 mejores del mundo, creemos que estamos dejando de ver al más grande. Pero como el Ave Fénix resurgió de las cenizas y hoy es el mayor candidato a ganar el trofeo en Londres.

Read Full Post »

Por Giselle Martínez

Se enfrentaron en París, el último Masters 1000 de la temporada, ahora comparten el grupo A juntos a Djokovic y Ferrer en el ATP World Tour Finals de Londres. ¿Volverá a interponerse Berdych en el camino del local y número 3 del mundo, Andy Murray?. El torneo está a punto de comenzar…

Esta temporada el escocés desplazó a Roger Federer del podio del ranking. Aprovechó beneficiosamente el mal momento de Rafael Nadal y Novak Djokovic, para culminar el año coronándose en Shanghái. Su gran momento fue aplacado por Berdych que lo dejó afuera del último Masters 1000 del año. Sin embargo, la faceta que Murray demostró los últimos meses de la temporada lo ubican en un lugar preferencial entre los favoritos a ganar el título.

En cuanto a juego, en los últimos certámenes que disputó se lo vio más agresivo desde el fondo de la cancha y jugando un paso más adelante. Sumado a esto, la superficie indoor sobre la que se disputa el ATP World Tour Finals es de las preferidas del escocés,  por lo que será un rival duro de roer para quien lo enfrente.

Su récord en la temporada es de 56 triunfos y 12 caídas, y obtuvo un 50% de efectividad cuando se midió con un jugador top ten. En Londres buscará su sexto título ya que este año se impuso en Queen´s, Cincinnati, Bangkok, Tokyo y Shanghái.

Del mismo grupo forma parte Tomas Berdych, que ganó su único trofeo del año en Beijing en octubre, donde venció en la final con gran autoridad al croata, Marin Cilic por 3-6, 6-1 y 6-1. Alternó buenas y malas rachas durante toda la temporada.
En el Masters 1000 de Shanghái cayó en los octavos de final ante Feliciano López y en Basilea perdió en la segunda ronda con el japonés Kei Nishikori. Luego, logró recuperarse en Paris al derrotar a Andy Murray y alcanzar las semifinales donde sucumbió frente al ex número 1 del mundo, Roger Federer. Con esta última actuación en Francia,el checo llega con confianza para intentar ser un estorbo en el camino del actual número 1, Novak Djokovic que viene de una  lesión importante en su hombro.

Su record, este año, es de 51 victorias y 21 derrotas, de las cuales 4 triunfos fueron ante jugadores que es encuentran en el  top ten del escalafón mundial (Verdasco, Murray, Federer y Tsonga).

Tomas Berdych buscará desequilibrar a los cuatro fantásticos en un torneo que tiene a los 8 jugadores más destacados del año y que a pesar de que los favoritos sean otros, las sorpresas están a la vuelta de la esquina.

Read Full Post »

Por Giselle Martínez

No es el torneo con el que culminarán la temporada, pero buscarán en Londres que el “maestro” sea español.  Rafael Nadal, perdió el liderazgo del ranking mundial esta temporada y no llega de la mejor manera. David Ferrer es un peligro para cualquiera de los jugadores porque nunca da una pelota por perdida. Con Djokovic golpeado por las lesiones y Berdych con récord negativo frente a él, las posibilidades de que un lugar en las semifinales sea suyo están presentes.

No es la superficie predilecta de Nadal y nunca logró el título en el torneo que reúne a los mejores ocho tenistas de la temporada. Pero, siempre que juega es candidato. Después de llegar a lo más alto en el US Open, esta es la corona que le falta.

En la temporada corriente obtuvo 66 victorias y 13 derrotas. La segunda parte del año fue la más dura para “Rafa” ya que por problemas físicos jugó menos y cayó antes de los previsto en los últimos tres Masters 1000 de los que participó. En Cincinnati su verdugo fue Mardy Fish, jugador con el que abrirá su participación en Londres.

Este año fue el menos prospero para el mallorquín de los últimos siete. En esta temporada suma tres títulos: Roland Garros, Barcelona y Monte Carlo. Desde el 2005 al 2010 su cosecha menor, había sido de cinco certámenes en el 2005.

Uno de los datos a tener en cuenta, es que en este 2011 Rafa sucumbió en siete finales (el mayor número de su carrera). Djokovic este año fue su pesadilla en definiciones.

David Ferrer, “el primer jugador entre los mortales” puede darle un susto a cualquiera de los cuatro fantásticos. Gracias a su resistencia, puede llegar a atormentar al mismísimo Djokovic que no llega bien físicamente, y no se sabe si podrá jugar todos los partidos de la fase de grupos.

Esta temporada cosechó 56 victorias y 17 caídas. Ganó dos títulos al inicio de la temporada: Auckland a David Nalbandian y Acapulco a Nicolás Almagro. Además, llegó a la final de dos Masters 1000: Monte Carlo y Cincinnati.
Este año derrotó en cinco ocasiones a jugadores que se encuentran en el top ten.

Estuvo presente en la edición anterior del certamen de Londres, y perdió los 3 partidos que disputó en la fase de grupos. Sus verdugos fueron Federer, Soderling y Murray, a los que no pudo robarle ni un set. Sin embargo en el 2007, cuando el ATP World Tour Finals se llamaba “Tennis Masters Cup” llegó a la final del torneo y cayó en la final frente a  Roger Federer en sets corridos. Pero, obtuvo excelentes victorias frente a Djokovic y Nadal, pero claro está, los tiempos eran otros.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

El francés Jo Wilfried Tsonga y el estadounidense Mardy Fish se aprontan para un torneo que no los tiene como favoritos pero, si están en sus mejores días, pueden poner de rodillas a cualquiera de los 4 fantásticos. Ambos saben cómo ganarles, falta saber si se animarán a dar el gran paso que les falta.

A Tsonga confianza le sobra. Es uno de esos tenistas con los cuales nadie se quiere enfrentar. Si está derecho, no hay chance alguna. Una superficie rápida, sumado a su buen saque y a su demoledora derecha, lo dejan de cara a un título que, si bien parece complicado, no está tan lejos de sus pensamientos.

Su principal problema es la irregularidad. Lo dejan claros sus números en la temporada: 52 triunfos, pero 22 derrotas son muchas para un tenista de elite como es hoy el francés. Tsonga es ese tipo de jugador que saca una victoria imposible (le ganó estando 2 sets a 0 abajo a Roger Federer en Wimbledon) pero que un par de semanas antes perdía inexplicablemente en su Roland Garros contra Stanislas Wawrinka tras haber ganado los dos primeros parciales.

Sus mejores resultados están en superficies duras bajo techo. Tanto es así que los dos títulos que obtuvo este año los consiguió jugando bajo dichas condiciones. En Metz se impuso en la final a Ivan Ljubicic y en Viena hizo lo mismo ante el argentino Juan Martin Del Potro.

Tsonga llega al Masters luego de obtener uno de los mejores resultados (¿o el mejor?) de la temporada cayendo en la final del Masters 1000 de Paris contra Federer un torneo que le cae muy bien al tenista que hace de local cerca de la Torre Eiffel.

Por su parte Fish tiene el estilo típico de un tenista estadounidense. Muy buen servicio, buena volea, buena derecha y correcto revés. Si bien en sus inicios era un jugador de saque y red, ha mutado con el correr del tiempo hasta llegar a ser un gran tenista desde la línea de base.

Muchos, hasta él mismo, dudaban de su capacidad para llegar y mantenerse entre los mejores del mundo, pero hoy ha superado, al menos en ranking, a su compatriota Andy Roddick y mantiene en alto la bandera en un torneo que reúne a los mejores del año.

Con un record también irregular (cuyas derrotas rápidas tienen base en polvo de ladrillo) de 43 victorias y 22 reveses, se ha hecho un habitué de las definiciones en los torneos que se juegan en cemento.

Final en el Masters 1000 de Canadá y semifinales en Miami y Cincinnati, sumado a una estupenda gira en su país, le han dado la posibilidad de colocarse entre los 8 mejores del mundo y disputar un torneo que es para elegidos.

Las últimas semanas lo mostraron complicado en el aspecto físico (retiros contra James Blake y Juan Mónaco), pero está seguro que dejará todos los problemas de lado para intentar darle una sorpresa a sus rivales.

Read Full Post »

Por Giselle Martínez

El Challenger Tour Finals es un encuentro entre los 8 mejores tenistas de la temporada en este tipo de torneos. Se suman los 10 mejores resultados de los competidores durante el año y se hace un ranking general, sin importar la cantidad de puntos ATP ni el ranking que posee. La competencia se hace con el clásico formato de round robin. El ganador y el segundo pasan a las semifinales y se miden, en forma cruzada, con el ganador y el segundo del grupo restante.

El grupo verde está conformado por:

Thomaz Bellucci (recibió una invitación especial), de Brasil, número 37 del ranking mundial. Es, sin dudas, el favorito del torneo, ya que este año sólo jugó certámenes de primer nivel.

Aunque, el cierre de temporada no fue tan bueno para el brasileño (cayó en primera ronda de los Masters de Shanghái y París en manos de Tursunov y Nieminem, respectivamente) obtuvo buenos resultados en polvo de ladrillo. Vale destacar lo hecho en la gira latinoamericana donde llegó a los cuartos de final en Santiago y Costa do Sauipe, y a  semifinales en Acapulco.

El mejor resultado fue la semifinal que logró en Madrid, donde sólo pudo derrotarlo el actual número uno del mundo, Novak Djokovic por 6-4, 4-6, 1-6. En este torneo obtuvo dos de las mejores victorias de su carrera frente a Andy Murray y Tomas Berdych. En Roland Garros llegó a los octavos de final y fue eliminado por el local, Richard Gasquet.

Ganó dos títulos en su carrera, los dos sobre polvo de ladrillo: Santiago (2010) y Gstaad (2009).

Martin Klizan, de Eslovaquia, número 90 del ranking mundial. Este año obtuvo una marca de 39 partidos ganados y 17 partidos a nivel Challenger.

Su mayor logro de la temporada fue el título que se llevó en el Challenger de Génova, donde derrotó en la final al argentino Leonardo Mayer por 6-3 y 6-1. Además, alcanzó la final en Roma (perdió con Thomas Schoorel)  y en San Marino donde fue doblegado por Potito Starace.

Participó en Wimbledon, pero cayó en primera ronda frente a  Igor Sijsling, número 188 del mundo en ese momento. En Valencia logró pasar la barrera de la qualy, pero también fue eliminado en primera instancia por Kevin Anderson.

Andreas Beck, de Alemania, número 105 del escalafón mundial. Tiene 25 años y hace dos alcanzó el puesto 33 del ranking ATP, año en el que se consagró en Gstaad.

Comenzó la temporada disputando Challengers y en su presentación en Kazan, Russia obtuvo su primera final, pero cayó frente a Marius Copil. Asimismo,  llegó a la definición de los Challengers de  Bath, Oberstaufen y Como ,y obtuvo 6 semifinales.

Logró superar la clasificación en Roland Garros y Wimbledon pero fue derrotado en primera ronda por Jurgen Melzer y  Andy Roddick, respectivamente.

Su marca del año en Challengers es de 43 triunfos y  23 caídas.

Bobby Reynolds, de Estados Unidos, número 121 del escalafón mundial. El mejor momento de su carrera lo vivió en el 2009, donde llegó a estar entre los mejores 70 del mundo.

Comenzó la temporada participando de varias clasificaciones de torneos ATP, pero no logró afianzarse, por lo que volvió a los Challengers. Ya en Rimouski, Canadá llegaron los buenos resultados. Allí alcanzó la final y pereció frente a Fritz Wolmarans. También llegó a las instancias finales en Winnetka, Estados Unidos.

Dos títulos ganó este año. El primero en  León, México donde doblegó en la definición al alemán Andre Begemann por  6-3, 6-3. El segundo de local en Tulsam donde aplastó  a  Michael McClune, por  6-1, 6-3 .  Este año, su marca en Challengers es de 34 victorias y 12 derrotas.

El último torneo del que participó fue Knoxville (cancha techada) donde quedó eliminado en primera instancia.

Read Full Post »

Older Posts »