Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 diciembre 2011

Por Giselle Martínez

No pudo ser. Nuevamente, la Ensaladera de Plata esquivó las manos argentinas y se queda en Europa, en tierra del mejor jugador de polvo de ladrillo. Sin embargo, nada se le puede reprochar a Juan Martín Del Potro, que dio hasta su último aliento pero no le alcanzó para regalarle a Argentina el punto que necesitaba para seguir en carrera. Ese 1-6, 6-4, 6-1 y 7-6 a favor del rey indiscutido de esta superficie, será recordado como un gran momento del tenis nacional.

¿Perdieron? Sí, pero dejaron hasta el último suspiro en Sevilla. Fue una serie limpia, sin conflictos por primera vez en muchos años. Con una estrategia que falló pero estuvo bien planteada. Con un equipo consolidado que enfrentó a dos monstruos, dos top 5, y se va con la frente en alto.

La historia entre Del Potro y Nadal comenzó con nerviosismo y un quiebre mutuo. En el tercer game Del Potro emprendió el camino para desestabilizar al español, puntos cortos y una derecha poderosísima. Nadal no despertó a tiempo, y pese a que batalló varios puntos, el set se le escapó por 6-1 en una hora de juego.

Moyá se preocupaba en la tribuna por su compatriota que había vuelto a infiltrarse para afrontar este desafío. El comienzo del segundo parcial fue idéntico al anterior, un quiebre por lado. El 1-0, 40-0 fue la posibilidad de Del Potro de afianzarse y frenar al mallorquín que comenzaba a crecer y a encontrar ese tenis que lo consagró como el dueño del polvo de ladrillo. Pero, se le escapó, y el monstruo se despertó. Rápidamente el partido cambio pero el argentino no olvidó su libreto. Sin embargo, los signos del desgaste físico producido por la batalla frente a Ferrer aparecieron en el tandilense que perdió su servicio en el 4-5. Nadal apretó el puño por el 6-4 que representaba la igualdad en el marcador.

El tercer set  llevó la marca de Nadal. El español levantó su nivel y el argentino sufría cada vez más el agotamiento en sus piernas. Nada podía hacer Del Potro con el saque de Nadal y con el suyo sufría más de la cuenta. Rápidamente el set fue español por 6-1.

El 2-1 a favor de los locales del cuarto parcial marcó otro momento del partido. El público alentó a un Del Potro que se emocionó hasta las lágrimas y decidió dejar hasta el último resto físico en Sevilla. Con un quiebre inesperado revivió las esperanzas argentinas e igualó el set en 2-2. Sacó para emparejar el encuentro a dos sets por lado, pero llegó una doble falta inesperada y Nadal no lo perdono, se quedó con su servicio en el siguiente game y sacó para ser nuevamente campeón de la Copa Davis. El público nunca abandonó al argentino que con su último aliento forzó el tie-break. Pero, la definición fue exclusiva de Nadal que con siete puntos seguidos marcó el 7-6 que significó la quinta Ensaladera de Plata para la Armada española.

Terminó el año tenístico para los argentinos, pero la revancha llegará muy pronto…
en el polvo de ladrillo indoor de Bamberg frente a Alemania en un 2012 que esperamos esté cargado de emociones.

Gracias Del Potro, Nalbandian, Mónaco y Schwank por haber luchado hasta el último suspiro por esta tan escurridiza y preciada Copa Davis que sigue siendo el sueño argentino.

Foto: Abc.es

Anuncios

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

David Nalbandian y Eduardo Schwank alargaron las chances de Argentina en la Copa Davis tras vencer categóricamente a Feliciano López y Fernando Verdasco por 6-4, 6-2 y 6-3 en una hora y 59 minutos de juego. De esta manera nuestro país consigue el primer punto de la serie que comenzará a definirse en el partido que enfrentará a Rafael Nadal con Juan Martín Del Potro.

La experiencia de Nalbandian apuntaló en momentos clave a la confianza de Schwank y nunca se detuvieron. Y cuando digo nunca, es nunca. Pasaron algún que otro momento complicado para cerrar el último parcial, pero los españoles ayudaron a mantener viva esa llama de ilusión que hay en los corazones argentinos.

Parecían una dupla acostumbrada a jugar partidos decisivos. Una de esas parejas que recorren el mundo jugando semana a semana, sin embargo era la segunda vez que se juntaban a jugar tras aquella experiencia en Basilea 2008.

David y Eduardo se entendieron a la perfección, parece que nace una dupla que se quedará durante un largo tiempo, hasta ese día en el que el unquillense decida “colgar la raqueta”. Por el otro lado todo lo contrario, parece que cuando apareció en Argentina desapareció en España. López y Verdasco ya no hacen pie y veremos cuáles serán las próximas decisiones de Albert Costa si es que sigue al mando del equipo ibérico.

A pesar de todo el optimismo que genera este triunfo, la historia sigue siendo la misma. Los nuestros no tienen margen para el error y los españoles aún sí. Mañana será otra la historia… y muy diferente.

Juan Martín Del Potro, con más de 4 horas y media de trajín sobre la espalda, tendrá que salir a ganarle nada más y nada menos que a Rafael Nadal, el número 2 del mundo y mejor de la historia en “tierra batida” que se mostró muy eficiente frente Juan Mónaco en el primer partido de la serie.

Pero cuando entran a la cancha son dos jugadores. Uno español y el otro argentino. Los separará la red y el aliento del público. Alrededor de 4 mil almas albicelestes que gritan hasta quedarse sin voz y que empujan hasta quedarse sin fuerza. Y lo hacen porque están orgullosos de ser los encargados de representar a un país.

Porque tras ellos estamos nosotros, los que lo miramos por televisión, los que usamos una y mil cábalas, los que hacemos gestos, los que insultamos al aire, los que gritamos como locos. Esos a los que la gente “normal” no entiende. Esa “argentinidad” que tenemos a flor de piel cada vez que se juega la Copa Davis.

Mañana a las 9 voy a estar pegado a la pantalla, como todos y cada uno de ustedes. Resignaré horas de sueño, me lamentaré y festejaré. Pero porque tengo el mismo sueño. Un sueño que por mis medios no voy a poder cumplir, aunque querría hacerlo. Quiero que ustedes me lo cumplan. Delpo, David, Pico, Edu ya hicieron mucho y yo se que les pido mucho más, pero confío en ustedes.

Háganlo por ustedes, háganlo por su familia y háganlo por nosotros. Estoy orgulloso a pesar del resultado de mañana. Eternamente gracias.

Fotos: Notio.com.ar

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Espero que me despierten y que me digan que no es verdad. Espero un cachetazo y que me digan: “Lo soñaste, es mentira, ganamos 2-0 nosotros”, pero no es así. Las lágrimas que corrieron por los rostros de Juan Mónaco y de Juan Martín Del Potro hablan por sí solas. La Copa Davis está, hoy, mucho más lejos que ayer. Sin embargo no voy a dejar de confiar.

Mañana saldrán a la cancha David Nalbandian y Eduardo Schwank con la expectativa de mantener vivo a un equipo que demostró estarlo. ¿Ganan los españoles? Sí ¿Rafael Nadal y David Ferrer fueron mejores? Sí, pero tuvieron que jugar al 100% de sus posibilidades para hacerse con los triunfos.

El primero, categórico, de esos que duelen por los números. El segundo una batalla, de esas que se libran muy de vez en cuando en los momentos decisivos. Pelea de gallos, de cabezas duras. De un tipo que corrió todo y el otro que le pegó a todo.

Se jugaron 8 sets, 6 fueron para ellos. Ahí está el principal problema matemático, aunque hay que quedarse tranquilos. De corazón a corazón, la serie está igualada. Por eso no tengo dudas de que la vamos a seguir peleando.

Un grande es más grande aún cuando se levante de un golpe. Y estos muchachos tienen el tenis necesario para hacerlo. Mañana se abre la primera de las tres guerras en el polvo de ladrillo de La Cartuja, en Sevilla, que hay que ganar. No hay margen para el error.

Son 3 puntos que se jugarán con el alma. ¿Es difícil? Seguro. Necesitaremos de la jerarquía de Nalbandian combinada con la calidad de doblista de Schwank para imponernos a Feliciano López y Fernando Verdasco.

¿Y por qué no pensar en un domingo con chances? Nadal volverá a partir como favorito contra Juan Martin Del Potro, pero todos sabemos que el juego del tandilense complica al de Manacor. Y, si la utopía sigue viva, otra vez serán favoritos ellos. Un Ferrer inspirado como el de hoy jugando, según sus propias palabras, el mejor partido de su carrera, es complicado para cualquiera, pero no imposible.

Hoy lloramos, puede que mañana riamos o sigamos entre lágrimas. Lo que sí me deja muy tranquilo es que van a dejar todo en la cancha como lo hicieron hoy. Que a cabezas duras no les van a ganar seguro y eso me hace sentir orgullo de ustedes.

¡Gracias Pico! ¡Gracias Delpo! Gracias por tanto y sépanlo, detrás suyo hubo un país. Un país que estará mañana con David y Edu y que no tendrá ninguna duda: En la cancha se dejó todo y, posiblemente, sigamos soñando con esa tan ansiada y tan esquiva Copa Davis ¡Vamos Argentina!

Foto: Infobae

Read Full Post »

Por Giselle Martínez

Después del nivel demostrado por Rafael Nadal en el primer punto de la serie, Argentina necesitaba más que nunca queJuan Martín Del Potro le regalase el primer punto al país. Sin embargo, el argentino se enfrentó con uno de los jugadores que más se desplaza, que más devuelve… y no pudo. David Ferrer derrotó al tandilense por 6-2, 6-7(2), 3-6, 6-4 y 6-3 en 4 horas y 43 minutos.  De esta manera, España aventaja a Argentina por 2 a 0 en la final de la Copa Davis.

Cuatro veces se habían enfrentado Del Potro y Ferrer hasta ese momento, con dos victorias para cada uno. El último choque se había dado en el 2009 en Miami y el argentino había salido victorioso. Pero, otra historia comenzó en el Estadio “La Cartuja” con el saque de David Ferrer.
En los primeros puntos, un Del Potro desentonado sumó varios errores, pero un quiebre temprano del español para ponerse 3-1 arriba despertó al argentino. Tuvo posibilidades de quedarse con el saque de su rival en el 4-2, pero no pudo concretarlas y el parcial se fue rápidamente, con un nuevo quiebre de Ferrer, por  6-2.

El partido fue mucho más parejo en el segundo set. Ferrer corría, devolvía todo y con varios drops movía al argentino por toda la cancha, pero Del Potro, mucho más afirmado y seguro con el servicio consiguió su primer quiebre del partido en el 3-2. Sin embargo, pocos minutos transcurrieron para que el español recuperase el quiebre e igualara en 4. Todo fue parejo hasta el tie-break, pero Del Potro, tras un gran game de saque llegaba más confiado. En este pasaje del encuentro apareció la primera doble falta para Ferrer y varios errores. El tandilense se hizó dueño del tie-break por 7-2, mientras se veía a  Nadal nervioso y gesticulando junto al grupo español.

El mejor tenis del argentino surgió en el tercer parcial. Ferrer comenzó quebrando pero Del Potro no sólo recuperó el servicio sino que rápidamente se adelantó en el marcador por 5-3. Ferrer bajó levemente su nivel y pocos minutos después el tandilense pudo cerrar su mejor game por 6-3.

Nadal se desesperaba en la tribuna, ya que, Ferrer comenzó el cuarto set nervioso y errático. Del Potro se quedó con el saque del español y se adelantó por 3-2. De todas formas, el cansancio comenzó a hacerse sentir cuando transcurrían casi 3 horas y media de partido.
El español logró superar los obstáculos, se puso arriba en el marcador y logró quebrar el servicio de Del Potro y llevarse el parcial por 6-4. La historia se definiría en el quinto set.

El cansancio se robó el protagonismo en el quinto set y el marcador se le escapó a Argentina en pocos instantes hasta el 5-1. Ferrer dudó de más en el momento del cerrar el partido y Del Potro aprovechó para descontar. Sin embargo, no duró mucho la alegría ya que Ferrer terminó ganando el set por 6-3 y las lágrimas fueron celestes y blancas.

Argentina termina el viernes con el peor panorama, pero las esperanzas siempre están. Mañana, David Nalbandian y Eduardo Schwank tendrán en sus manos las últimas fichas argentinas.

Foto: Infobae

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

El español número 2 del mundo, Rafael Nadal, venció por 6-1, 6-1 y 6-2 al argentino Juan Monaco en 2 horas y 27 minutos de juego. De esta manera los locales se adelantan 1-0 en la final de la Copa Davis que se disputa en el estadio “La Cartuja”, en Sevilla.

Mucho se habló en la previa sobre la adaptación de Rafa al polvo de ladrillo, las ilusiones por una victoria de Pico eran muchas y todos nos atrevíamos a soñar con un español errático y con el tandilense en sus mejores días. Ya en el primer juego quedó todo claro.

Nadal era Nadal y Monaco, por más que intentó todo lo que estuvo a su alcance, quedó siempre lejos de siquiera complicarle alguno de los tres parciales. El argentino levantó 3 puntos de quiebre cuando sacó para comenzar el partido, el game de Rafa terminó en cero. Y esa tónica fue la que siguió todo el encuentro.

Pico sobre la línea de base durante mucho tiempo atacando y el oriundo de Manacor trayendo todo y dejando sin respuesta alguna a su rival. Las diferencias de nivel eran elocuentes y lo único que podía rescatar el tandilense era su actitud, sus ganas de triunfar y de no bajar los brazos ante el mejor jugador de todos los tiempos en polvo de ladrillo.

Rafa trajo todo lo que tiraba Monaco y, después de forzar tanto la máquina, los errores eran elocuentes y entendibles. Además, el español nunca dejó chances con su servicio y se fue sin tener puntos de quiebre en contra. Si a eso le sumamos son 27 tiros ganadores y 20 errores no forzados, concluimos que, para Pico, ganarle hoy pasaba a ser una utopía.

Dar más números sería agrandar innecesariamente lo que se vio en la cancha. Lo tangible fue que Nadal estuvo 3 o 4 escalones por encima de Juan y que hizo todo lo posible por demostrárselo en la cancha.

La rodilla y la muñeca maltrecha por los raspones después de arrastrarse por el polvo de ladrillo de “La Cartuja” en un punto lo dicen todo. Juan Monaco dejó el alma para ganar el primer punto de la Copa Davis y no se pudo.

A pesar de eso la ilusión sigue viva. Si algo le sobra a nuestro país es garra y talento. A esperar por Juan Martín Del Potro en el partido clave de la serie. Si gana, el sueño sigue intacto, si pierde también lo seguirá.

La serie se gana con 3 puntos. España, ahora, está más cerca pero nada es imposible.

Créditos Foto: “El comercio”

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

No es una orden, es un pedido, casi que un ruego. El tiempo ya se acaba, no hay más de dónde sacar energías. La cancha ya se conoce, los rivales también, habrá 28 mil almas en Sevilla explotando de emoción en cada punto. Pero no sólo ellos lo harán. De acá, desde Argentina, millones de personas estaremos detrás de la pantalla, sufriremos, reiremos, festejaremos o lloraremos, pero siempre sabiendo que van a dejarlo todo.

Juan Mónaco abre la serie, Pico para el ambiente. ¿El rival? Un tal Rafael Nadal, dicen que juega bien en esta superficie, las 18 derrotas en toda su carrera jugando en polvo de ladrillo lo avalan. Su garra infinita para correr todos los puntos lo afianzan y sus golpes, pesados como pocos, lo confirman.

Muchos dicen que ese español nacido en Manacor es el mejor de la historia en la superficie naranja. Yo no lo dudo. Sus números lo solventan como tal y Mónaco sabe que tendrá una misión (casi) imposible. Pero no por eso dejará de pelear.

Pase lo que pase después llegará un chico de casi dos metros de altura que intentará tocar el cielo español. Juan Martín Del Potro, “La torre de Tandil”, ese pibe que se hizo hombre a fuerza de saques y derechas que dejaron al mundo atónito. Del otro lado de la red estará David Ferrer, tipo duro si los hay, de esos que no da una por perdida y que, posiblemente, llegue en el mejor momento de su carrera.

Nada de eso importa, la Copa Davis es historia aparte y Juan Martín sabe que puede contra cualquiera si él se lo propone. Pregúntenle a Novak Djokovic, cuando allá por septiembre tuvo que retirarse ante el nivel de Delpo.

El sábado todo puede cambiar dependiendo del resultado, pero es muy probable que salga el resto del equipo. Una pareja de dobles que hará su debut absoluto como tal, pero que se acopla a la perfección. Eduardo Schwank, el mejor en la especialidad de nuestro país, y David Nalbandian, sin temor a equivocarme: El mejor tenista argentino de la historia jugando esta competición.

Frente a ellos estará una maltrecha dupla española que cosechó más caras largas que felices en los últimos tiempos como son Feliciano López y Fernando Verdasco, pero que ya conocen el sabor que se siente amargarnos una fiesta.

El domingo, hoy, no interesa y será motivo de miles de intercambios de esa pelotita que pasará por encima de la red una y otra vez.

Pico, Delpo, Edu y David son los que estarán adentro. Afuera, acompañando, Juan Ignacio Chela y “el falso Rafa” Facundo Bagnis. Capitaneados por Modesto Vásquez y con un país detrás de ellos.

Péguenle con el alma, sepan que detrás de cada golpe tendrán nuestra fuerza, que detrás de cada traslado estarán nuestras piernas, que detrás de cada puño cerrado estará nuestro aliento, que detrás de cada gota de sudor, estarán las nuestras.  Detrás de ustedes, estaremos nosotros.

Espero que vuelvan con el trofeo, allí estaremos para reconocer lo que consiguieron. No hay otra opción para mí, hoy evito la lógica y me dedico al sueño. Ese sueño que tiene forma de ensaladera y es color plata. Ese sueño que es esquivo. Ese sueño que no me dejó dormir ni en 2006 ni en 2008. Ese sueño que se llama Copa Davis.

Read Full Post »

Después de la polémica por la elección de la sede, la primera final argentina de Copa Davis en tierra nacional se disputó en el Polideportivo de Mar Del Plata. La alegría y la supremacía que sintió Argentina cuando Rafael Nadal confirmó que no participaría de la definición duraron poco.

David Nalbandian abrió la serie con una gran victoria sobre un desgastado David Ferrer por 6-3, 6-2 y 6-3. ¿Se acercaba la primera Ensaladera de Plata para Argentina?.

Juan Martín Del Potro venía de jugar el torneo de maestros, el último de la temporada ATP y su físico no se encontraba en las mejores condiciones. Hasta el primer set del segundo partido de la serie, la euforia fue la misma. Del Potro se lo llevó por 6-4, pero Feliciano López no se daba por vencido.  Y así fue, el segundo punto quedó en manos españolas por 6-4, 7-6, 7-6 y 6-3. Con este resultado, los conflictos afloraron nuevamente y hay miles de versiones de lo que sucedió a partir de allí.

El sábado la presión era mayor, pero la idea de que David Nalbandian podía salvar al conjunto argentino quedándose con los 3 puntos en los que participara seguía en pie. Sin embargo, Feliciano López y Fernando Verdasco se vistieron de héroes y derrotaron a la dupla Nalbandian/Calleri por 5-7, 7-5, 7-6 y 6-3.

Del Potro lesionado. ¿Calleri o Acasuso debían mantener con vida a Argentina? Se optó por el segundo, quien había caído en Moscú con Safin en la final del 2008. Cinco largos e infartantes set batalló “Chucho”, pero no pudo. Fernando Verdasco era el héroe y para el equipo argentino sólo quedaba lágrimas y un inmenso dolor por haber dejado pasar una gran oportunidad.

El match point con audio español.

Read Full Post »

Older Posts »