Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3/04/12

Por Emiliano Cándido

Difícil encarar qué fue lo más importante de estos días en el Masters 1000 de Miami. Desde el plano tenístico internacional, la nueva consagración del número 1 del mundo, Novak Djokovic, imponiéndose en la final al escocés Andy Murray. Desde el plano tenístico local, el enorme torneo de Juan “Pico” Monaco, derrotando a Gael Monfils, Andy Roddick y Mardy Fish para llegar a las semifinales del torneo. Y, en lo que para mí es lo más saliente, el final de la carrera del chileno Fernando González.

¿Por qué es lo más importante? Porque crecí viendo a Feña y me doy cuenta que esa era de tenistas está cada vez más lejos de las canchas. Recuerdo las epopeyas de Fer y Nicolás Massu en los Juegos Olímpicos, algo que ya queda muy lejos. Pero a esas pequeñas cositas le sumo todos los tenistas que había a su alrededor.

Años más, años menos, Lleyton Hewitt, Marat Safin, David Nalbandian, Agustín Calleri, Guillermo Coria, Guillermo Cañas, Mariano Zabaleta, José Acasuso, Gastón Gaudio y podría seguir durante muchísimo tiempo más. Unos aún en actividad y otros, la mayoría, que ya colgaron la raqueta.

Hace poco más de 10 años que empezó a gustarme el tenis. Hoy estoy a punto de cumplir 22 y disfruté en gran medida el mejor momento de la historia de nuestro país. No vi a Vilas ni a Clerc, pero vi a la camada más grande y con mejores resultados del tenis argentino, sostenida por diferentes jugadores a lo largo de los años.

No importa quién y en qué momento, ese no es el punto. El retiro de Fernando González y el emotivo video de su despedida, me hizo dar cuenta que aquellos que fueron mis primeros ídolos del tenis no juegan más o están a pocos años de dejar la actividad profesional.

Me golpeó, me golpeó muy fuerte lo que pasó cuando la bola de Feña quedó en la red y Nicolas Mahut festejaba su victoria. Me imaginé a muchos en ese momento, ese momento que hace unos años parecía lejano y que hoy se acerca cada vez más a la realidad.

Crecí y ellos también crecieron. Simplemente quiero decirles gracias por todo, a mis primeros ídolos no los voy a olvidar nunca.

Foto: El País Uruguay

Read Full Post »