Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Copa Davis 2011’

Por Emiliano Cándido

David Nalbandian y Eduardo Schwank alargaron las chances de Argentina en la Copa Davis tras vencer categóricamente a Feliciano López y Fernando Verdasco por 6-4, 6-2 y 6-3 en una hora y 59 minutos de juego. De esta manera nuestro país consigue el primer punto de la serie que comenzará a definirse en el partido que enfrentará a Rafael Nadal con Juan Martín Del Potro.

La experiencia de Nalbandian apuntaló en momentos clave a la confianza de Schwank y nunca se detuvieron. Y cuando digo nunca, es nunca. Pasaron algún que otro momento complicado para cerrar el último parcial, pero los españoles ayudaron a mantener viva esa llama de ilusión que hay en los corazones argentinos.

Parecían una dupla acostumbrada a jugar partidos decisivos. Una de esas parejas que recorren el mundo jugando semana a semana, sin embargo era la segunda vez que se juntaban a jugar tras aquella experiencia en Basilea 2008.

David y Eduardo se entendieron a la perfección, parece que nace una dupla que se quedará durante un largo tiempo, hasta ese día en el que el unquillense decida “colgar la raqueta”. Por el otro lado todo lo contrario, parece que cuando apareció en Argentina desapareció en España. López y Verdasco ya no hacen pie y veremos cuáles serán las próximas decisiones de Albert Costa si es que sigue al mando del equipo ibérico.

A pesar de todo el optimismo que genera este triunfo, la historia sigue siendo la misma. Los nuestros no tienen margen para el error y los españoles aún sí. Mañana será otra la historia… y muy diferente.

Juan Martín Del Potro, con más de 4 horas y media de trajín sobre la espalda, tendrá que salir a ganarle nada más y nada menos que a Rafael Nadal, el número 2 del mundo y mejor de la historia en “tierra batida” que se mostró muy eficiente frente Juan Mónaco en el primer partido de la serie.

Pero cuando entran a la cancha son dos jugadores. Uno español y el otro argentino. Los separará la red y el aliento del público. Alrededor de 4 mil almas albicelestes que gritan hasta quedarse sin voz y que empujan hasta quedarse sin fuerza. Y lo hacen porque están orgullosos de ser los encargados de representar a un país.

Porque tras ellos estamos nosotros, los que lo miramos por televisión, los que usamos una y mil cábalas, los que hacemos gestos, los que insultamos al aire, los que gritamos como locos. Esos a los que la gente “normal” no entiende. Esa “argentinidad” que tenemos a flor de piel cada vez que se juega la Copa Davis.

Mañana a las 9 voy a estar pegado a la pantalla, como todos y cada uno de ustedes. Resignaré horas de sueño, me lamentaré y festejaré. Pero porque tengo el mismo sueño. Un sueño que por mis medios no voy a poder cumplir, aunque querría hacerlo. Quiero que ustedes me lo cumplan. Delpo, David, Pico, Edu ya hicieron mucho y yo se que les pido mucho más, pero confío en ustedes.

Háganlo por ustedes, háganlo por su familia y háganlo por nosotros. Estoy orgulloso a pesar del resultado de mañana. Eternamente gracias.

Fotos: Notio.com.ar

Anuncios

Read Full Post »

Por Giselle Martínez

Después del nivel demostrado por Rafael Nadal en el primer punto de la serie, Argentina necesitaba más que nunca queJuan Martín Del Potro le regalase el primer punto al país. Sin embargo, el argentino se enfrentó con uno de los jugadores que más se desplaza, que más devuelve… y no pudo. David Ferrer derrotó al tandilense por 6-2, 6-7(2), 3-6, 6-4 y 6-3 en 4 horas y 43 minutos.  De esta manera, España aventaja a Argentina por 2 a 0 en la final de la Copa Davis.

Cuatro veces se habían enfrentado Del Potro y Ferrer hasta ese momento, con dos victorias para cada uno. El último choque se había dado en el 2009 en Miami y el argentino había salido victorioso. Pero, otra historia comenzó en el Estadio “La Cartuja” con el saque de David Ferrer.
En los primeros puntos, un Del Potro desentonado sumó varios errores, pero un quiebre temprano del español para ponerse 3-1 arriba despertó al argentino. Tuvo posibilidades de quedarse con el saque de su rival en el 4-2, pero no pudo concretarlas y el parcial se fue rápidamente, con un nuevo quiebre de Ferrer, por  6-2.

El partido fue mucho más parejo en el segundo set. Ferrer corría, devolvía todo y con varios drops movía al argentino por toda la cancha, pero Del Potro, mucho más afirmado y seguro con el servicio consiguió su primer quiebre del partido en el 3-2. Sin embargo, pocos minutos transcurrieron para que el español recuperase el quiebre e igualara en 4. Todo fue parejo hasta el tie-break, pero Del Potro, tras un gran game de saque llegaba más confiado. En este pasaje del encuentro apareció la primera doble falta para Ferrer y varios errores. El tandilense se hizó dueño del tie-break por 7-2, mientras se veía a  Nadal nervioso y gesticulando junto al grupo español.

El mejor tenis del argentino surgió en el tercer parcial. Ferrer comenzó quebrando pero Del Potro no sólo recuperó el servicio sino que rápidamente se adelantó en el marcador por 5-3. Ferrer bajó levemente su nivel y pocos minutos después el tandilense pudo cerrar su mejor game por 6-3.

Nadal se desesperaba en la tribuna, ya que, Ferrer comenzó el cuarto set nervioso y errático. Del Potro se quedó con el saque del español y se adelantó por 3-2. De todas formas, el cansancio comenzó a hacerse sentir cuando transcurrían casi 3 horas y media de partido.
El español logró superar los obstáculos, se puso arriba en el marcador y logró quebrar el servicio de Del Potro y llevarse el parcial por 6-4. La historia se definiría en el quinto set.

El cansancio se robó el protagonismo en el quinto set y el marcador se le escapó a Argentina en pocos instantes hasta el 5-1. Ferrer dudó de más en el momento del cerrar el partido y Del Potro aprovechó para descontar. Sin embargo, no duró mucho la alegría ya que Ferrer terminó ganando el set por 6-3 y las lágrimas fueron celestes y blancas.

Argentina termina el viernes con el peor panorama, pero las esperanzas siempre están. Mañana, David Nalbandian y Eduardo Schwank tendrán en sus manos las últimas fichas argentinas.

Foto: Infobae

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

No es una orden, es un pedido, casi que un ruego. El tiempo ya se acaba, no hay más de dónde sacar energías. La cancha ya se conoce, los rivales también, habrá 28 mil almas en Sevilla explotando de emoción en cada punto. Pero no sólo ellos lo harán. De acá, desde Argentina, millones de personas estaremos detrás de la pantalla, sufriremos, reiremos, festejaremos o lloraremos, pero siempre sabiendo que van a dejarlo todo.

Juan Mónaco abre la serie, Pico para el ambiente. ¿El rival? Un tal Rafael Nadal, dicen que juega bien en esta superficie, las 18 derrotas en toda su carrera jugando en polvo de ladrillo lo avalan. Su garra infinita para correr todos los puntos lo afianzan y sus golpes, pesados como pocos, lo confirman.

Muchos dicen que ese español nacido en Manacor es el mejor de la historia en la superficie naranja. Yo no lo dudo. Sus números lo solventan como tal y Mónaco sabe que tendrá una misión (casi) imposible. Pero no por eso dejará de pelear.

Pase lo que pase después llegará un chico de casi dos metros de altura que intentará tocar el cielo español. Juan Martín Del Potro, “La torre de Tandil”, ese pibe que se hizo hombre a fuerza de saques y derechas que dejaron al mundo atónito. Del otro lado de la red estará David Ferrer, tipo duro si los hay, de esos que no da una por perdida y que, posiblemente, llegue en el mejor momento de su carrera.

Nada de eso importa, la Copa Davis es historia aparte y Juan Martín sabe que puede contra cualquiera si él se lo propone. Pregúntenle a Novak Djokovic, cuando allá por septiembre tuvo que retirarse ante el nivel de Delpo.

El sábado todo puede cambiar dependiendo del resultado, pero es muy probable que salga el resto del equipo. Una pareja de dobles que hará su debut absoluto como tal, pero que se acopla a la perfección. Eduardo Schwank, el mejor en la especialidad de nuestro país, y David Nalbandian, sin temor a equivocarme: El mejor tenista argentino de la historia jugando esta competición.

Frente a ellos estará una maltrecha dupla española que cosechó más caras largas que felices en los últimos tiempos como son Feliciano López y Fernando Verdasco, pero que ya conocen el sabor que se siente amargarnos una fiesta.

El domingo, hoy, no interesa y será motivo de miles de intercambios de esa pelotita que pasará por encima de la red una y otra vez.

Pico, Delpo, Edu y David son los que estarán adentro. Afuera, acompañando, Juan Ignacio Chela y “el falso Rafa” Facundo Bagnis. Capitaneados por Modesto Vásquez y con un país detrás de ellos.

Péguenle con el alma, sepan que detrás de cada golpe tendrán nuestra fuerza, que detrás de cada traslado estarán nuestras piernas, que detrás de cada puño cerrado estará nuestro aliento, que detrás de cada gota de sudor, estarán las nuestras.  Detrás de ustedes, estaremos nosotros.

Espero que vuelvan con el trofeo, allí estaremos para reconocer lo que consiguieron. No hay otra opción para mí, hoy evito la lógica y me dedico al sueño. Ese sueño que tiene forma de ensaladera y es color plata. Ese sueño que es esquivo. Ese sueño que no me dejó dormir ni en 2006 ni en 2008. Ese sueño que se llama Copa Davis.

Read Full Post »