Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Mardy Fish’

Por Emiliano Cándido

El francés Jo Wilfried Tsonga y el estadounidense Mardy Fish se aprontan para un torneo que no los tiene como favoritos pero, si están en sus mejores días, pueden poner de rodillas a cualquiera de los 4 fantásticos. Ambos saben cómo ganarles, falta saber si se animarán a dar el gran paso que les falta.

A Tsonga confianza le sobra. Es uno de esos tenistas con los cuales nadie se quiere enfrentar. Si está derecho, no hay chance alguna. Una superficie rápida, sumado a su buen saque y a su demoledora derecha, lo dejan de cara a un título que, si bien parece complicado, no está tan lejos de sus pensamientos.

Su principal problema es la irregularidad. Lo dejan claros sus números en la temporada: 52 triunfos, pero 22 derrotas son muchas para un tenista de elite como es hoy el francés. Tsonga es ese tipo de jugador que saca una victoria imposible (le ganó estando 2 sets a 0 abajo a Roger Federer en Wimbledon) pero que un par de semanas antes perdía inexplicablemente en su Roland Garros contra Stanislas Wawrinka tras haber ganado los dos primeros parciales.

Sus mejores resultados están en superficies duras bajo techo. Tanto es así que los dos títulos que obtuvo este año los consiguió jugando bajo dichas condiciones. En Metz se impuso en la final a Ivan Ljubicic y en Viena hizo lo mismo ante el argentino Juan Martin Del Potro.

Tsonga llega al Masters luego de obtener uno de los mejores resultados (¿o el mejor?) de la temporada cayendo en la final del Masters 1000 de Paris contra Federer un torneo que le cae muy bien al tenista que hace de local cerca de la Torre Eiffel.

Por su parte Fish tiene el estilo típico de un tenista estadounidense. Muy buen servicio, buena volea, buena derecha y correcto revés. Si bien en sus inicios era un jugador de saque y red, ha mutado con el correr del tiempo hasta llegar a ser un gran tenista desde la línea de base.

Muchos, hasta él mismo, dudaban de su capacidad para llegar y mantenerse entre los mejores del mundo, pero hoy ha superado, al menos en ranking, a su compatriota Andy Roddick y mantiene en alto la bandera en un torneo que reúne a los mejores del año.

Con un record también irregular (cuyas derrotas rápidas tienen base en polvo de ladrillo) de 43 victorias y 22 reveses, se ha hecho un habitué de las definiciones en los torneos que se juegan en cemento.

Final en el Masters 1000 de Canadá y semifinales en Miami y Cincinnati, sumado a una estupenda gira en su país, le han dado la posibilidad de colocarse entre los 8 mejores del mundo y disputar un torneo que es para elegidos.

Las últimas semanas lo mostraron complicado en el aspecto físico (retiros contra James Blake y Juan Mónaco), pero está seguro que dejará todos los problemas de lado para intentar darle una sorpresa a sus rivales.

Anuncios

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Cuando llegó a las semifinales del Masters 1000 de Miami (victoria sobre Juan Martín Del Potro incluida) recordábamos lo bien que juega cuando está con ritmo. Hoy, 5 meses después, Mardy Fish vuelve a estar en los primeros planos tras una gira en cemento espectacular.

El campeón de Atlanta, finalista en Los Ángeles y en el Masters 1000 de Montreal, ahora es semifinalista en Cincinnati luego de un excelente triunfo por 6-3 y 6-4 sobre el español Rafael Nadal.

Su próximo rival será Andy Murray pero el resultado que obtenga no opacará la (casi) perfecta gira conocida bajo el nombre de “US Open Series” que viene realizando este oriundo de Minnesota de 29 años.

¿Cuál ha sido el mayor cambio? Su condición física. Pasó de ser el grandote con varios kilos de sobrepeso y se transformó en un tenista de buen porte que ya no depende exclusivamente del saque y la volea, aunque sabe utilizar ambas variantes.

A Rafa Nadal le ganó imponiendo sus condiciones. Gran servicio, muy buena derecha, correcto revés y subidas constantes a la red para definir los puntos.

Una gran actuación la del estadounidense que, con las sucesivas caídas de Roger Federer y el propio Nadal, lo coloca como serio candidato a quitarle el sueño de su primer US Open a Novak Djokovic.

Teniendo en cuenta que Andy Roddick recién volvió de una lesión y que ya pasó mucho tiempo de los buenos días de James Blake, la mirada de todos en Flushing Meadows se posará en la espalda de Mardy.

Por primera vez en su carrera llegará a la máxima cita que se juega en su país con tanta presión, quedará saber si es un peso más para él o sabrá cómo sacárselo de encima. Si lo logra, habrá que pensar en Fish como alguien que pueda destronar a Nole.

Nadie debe dudarlo, no hay pescado que se mueva fuera del agua mejor que él.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Sin Rafael Nadal, por exclusión propia, la Armada española viajará a Austin, Texas para afrontar un durísimo desafío contra Estados Unidos en una cancha dura bajo techo que, en los papeles, sería favorable para los dirigidos por Jim Courier.

Cuando uno se detiene a observar la nómina de los equipos, para el tipo de superficie elegida, los estadounidenses parecen tener una pequeña ventaja. Andy Roddick, Mardy Fish y los hermanos Bob y Mike Bryan parecen estar apenas un escalón por encima de David Ferrer, Fernando Verdasco, Feliciano López y Marcel Granollers. Sí, exactamente el mismo equipo español que se coronó en Mar del Plata allá por el 2008.

Entonces, ¿quién es el favorito a pasar de ronda? Me animo a decir que todo dependerá de la adaptación de la formación europea a la velocidad de la cancha propuesta por los norteamericanos.

Ferrer, semifinalista en Australia, y López, cuartofinalista en Wimbledon, serían los singlistas, pero las declaraciones del propio Ferrer, le dejan una puerta abierta a Verdasco que, siendo zurdo y teniendo un gran saque, puede complicar a cualquiera en esta superficie.

“La cancha es bastante rápida, la pelota pica poco pero es lo que hay. Colocaron la que más les puede beneficiar a ellos, como haríamos nosotros si se jugara en España”, reconoció el número 6 del planeta en el diario Marca.

Mientras que por el lado estadounidense se muestra confianza en un Fish renovado, un Roddick que, si bien no pasa por su mejor momento, siempre es una carta de triunfo y la casi invencible dupla que conforman los hermanos Bryan, cuyo record como pareja en la competición se extiende a 17 victorias y sólo 2 derrotas.

Tras perder con Feliciano en Wimbledon, Roddick habló con los periodistas de la USTA y comentó sus sensaciones: “El próximo plan es volver a casa y prepararme para la Copa Davis, allí volveremos a vernos, estoy agradecido de tener esta gran oportunidad”.

Por su parte Fish se mostró contento por la designación como primer singlista del equipo estadounidense: “Será genial jugar para Jim (Courier). Obviamente no estuve en Chile y será mi debut con él al mando del equipo, estoy muy emocionado”.

A pesar de ser el mejor de su país en el ranking mundial, cree que su amigo y compañero es el más importante: “Andy siempre será el hombre de la serie para nosotros. Cuando más lo necesitemos él estará ahí para ayudarnos, es nuestra fuente de energía”.

Las apuestas están abiertas, dos excelentes equipos se enfrentarán y sólo uno tendrá la posibilidad de pasara a las semifinales, ¿quién será? No me animo a dar un pronóstico porque con este nivel de jugadores todo puede cambiar en un segundo, pero la ventaja para ser para los locales.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Se me viene a la cabeza una imagen del año 2003, cuando Mardy Fish salía de la oscuridad y se colaba en la final del, en ese momento, Masters Series de Cincinnati. Tras esa final pasaron 5 años hasta llegar a Indian Wells 2008 para repetir la hazaña y, dos después, llegó nuevamente a la definición en Cincinnati. Hoy venció a David Ferrer en una hora y 22 minutos y está a un paso de repetir final en un torneo de gran importancia.

Esa tarde/noche de 2003 culminó una de las mejores actuaciones de su vida cayendo en la final ante su amigo Andy Roddick sin perder el saque, es más, su servicio solo fue quebrado dos veces en todo el torneo (primera ronda contra Mark Philippoussis). Parecía un gran punto de despegue para el jugador nacido en Minnesota, pero se estancó.

Las lesiones y el mal nivel de juego se entrelazaban y no podía asomar la cabeza más allá de la horrible frase: “Que hubiera pasado sí”.

La irregularidad pasó a formar parte de su vida cotidiana: Jugó finales (la más destacada en los Juegos Olímpicos 2004) y ganó títulos (Estocolmo 2003 y Houston 2006) hasta que salió a flote nuevamente con una actuación resonante.

Fue en el año 2008. Ubicado en el margen de los 100 del mundo, impactó a propios y extraños y eliminó Davydenko (8), Nalbandian (7) y Federer (1) solo para caer ante Novak Djokovic en una disputada final.

Ese fue el momento que empezó a estabilizarse. Un tiempo fuera del circuito le ayudó a bajar de peso y ganar masa muscular y llegar al 2010 como un tenista diferente. Ofensivo con su juego como siempre y agresivo con su saque.

Cincinnati le abrió de nuevo las puertas de la final pero Federer lo detuvo tras una batalla de 2 horas y 40 minutos, pero sus “víctimas” anteriores ameritaban el lugar que había ganado: Verdasco, Murray y Roddick cayeron esa semana ante su juego.

Tras su triunfo de ayer ante Juan Martín Del Potro hoy su víctima fue David Ferrer y muchos lo calificamos de sorpresa ¿Por qué? Porque el estilo de Fish no es el adecuado para triunfar ante un “pasa pelotas” como el español. Pero el 7-5/6-2 llega en uno de los mejores momentos de su carrera.

Ya sin problemas de peso y, parecería, sin problemas físicos, llega al número 1 de los Estados Unidos por primera vez y promete quedarse por un tiempo.

Él lo considera intrascendente, pero todos sabemos que no lo es. El plus anímico que genera ese ranking y un torneo de esta magnitud (puede ser 8 el mundo si lo gana) no tiene desperdicio alguno. Y, además, hay un dato que corre a su favor, las únicas tres semifinales de Masters 1000 las ganó. Seguramente estará prendido al partido de Anderson y Djokovic rogando por una victoria del sudafricano.

Pero este Mardy Fish que no para de sorprender tiene mucho para dar ante cualquier rival y, si está al 100%, no hay que dudarlo: puede poner en aprietos a cualquiera.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Y en un momento Del Potro iba a parar antes de las semifinales en un torneo. Esta vez le tocó perder en cuarta ronda del Masters 1000 de Miami ante el estadounidense Mardy Fish por 7-5  y 7-6 en 2 horas y 25 minutos de juego.

Conviene quedarse con la imagen de Juan Martín en la tercera ronda contra Robin Soderling porque esta fue una presentación muy deslucida. Su saque no influyó lo necesario, su derecha estuvo más tiempo fuera de la cancha que dentro y no planteó un partido inteligente con su revés.

La humedad y el calor que hacía a las 11 de la mañana de Miami fueron una de las claves para que el tandilense no se sienta cómodo. Desde el inicio se lo notó molesto y con mucho cansancio acumulado de la gran seguidilla de partidos de las últimas semanas.

Si bien se tomó unos días de vacaciones durante la semana de Copa Davis encarriló una serie de 10 partidos en las últimas semanas, un esfuerzo que se desacostumbró a realizar tras la operación y es obvio que no se sienta al 100%.

Los primeros games del partido mostraron a un argentino fastidiado y a un Fish errático en las bolas decisivas. El estadounidense hacía todo bien hasta el momento de la definición donde dejaba absurdas voleas en el medio de la red.

Así fueron palo y palo hasta el noveno game. Juan Martín desaprovechó 5 posibilidades de quebrarle el saque a su rival y, en el juego siguiente, salvó 4 set points. Todo se encaminaba a un Tie Break, pero el duodécimo juego fue clave. Tras una bola que pegó en la faja y picó del lado del argentino, el local se llevó el primer parcial por 7-5.

Ya agotado y sin jugar en su verdadero nivel, Del Potro comenzó a tirar de todos lados durante el segundo set y llegó al Tie Break, pero las chances de victoria se esfumaron con un lapidario 0-5. Si bien hubo un principio de recuperación fue en vano y, en el tercer match point, la victoria quedó para Fish, que ahora tendrá que enfrentarse con David Ferrer en los cuartos de final.

Así se termina la aventura de Juan Martín en esta gira estadounidense que le trajo enormes réditos y que serán analizados con el correr de los días por Saque a Saque. De momento queda la ilusión intacta. Del Potro da señales que lo tendremos entre los mejores nuevamente y eso genera una enorme ilusión.

Read Full Post »