Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Masters 1000’

Por Emiliano Cándido

Cuando llegó a las semifinales del Masters 1000 de Miami (victoria sobre Juan Martín Del Potro incluida) recordábamos lo bien que juega cuando está con ritmo. Hoy, 5 meses después, Mardy Fish vuelve a estar en los primeros planos tras una gira en cemento espectacular.

El campeón de Atlanta, finalista en Los Ángeles y en el Masters 1000 de Montreal, ahora es semifinalista en Cincinnati luego de un excelente triunfo por 6-3 y 6-4 sobre el español Rafael Nadal.

Su próximo rival será Andy Murray pero el resultado que obtenga no opacará la (casi) perfecta gira conocida bajo el nombre de “US Open Series” que viene realizando este oriundo de Minnesota de 29 años.

¿Cuál ha sido el mayor cambio? Su condición física. Pasó de ser el grandote con varios kilos de sobrepeso y se transformó en un tenista de buen porte que ya no depende exclusivamente del saque y la volea, aunque sabe utilizar ambas variantes.

A Rafa Nadal le ganó imponiendo sus condiciones. Gran servicio, muy buena derecha, correcto revés y subidas constantes a la red para definir los puntos.

Una gran actuación la del estadounidense que, con las sucesivas caídas de Roger Federer y el propio Nadal, lo coloca como serio candidato a quitarle el sueño de su primer US Open a Novak Djokovic.

Teniendo en cuenta que Andy Roddick recién volvió de una lesión y que ya pasó mucho tiempo de los buenos días de James Blake, la mirada de todos en Flushing Meadows se posará en la espalda de Mardy.

Por primera vez en su carrera llegará a la máxima cita que se juega en su país con tanta presión, quedará saber si es un peso más para él o sabrá cómo sacárselo de encima. Si lo logra, habrá que pensar en Fish como alguien que pueda destronar a Nole.

Nadie debe dudarlo, no hay pescado que se mueva fuera del agua mejor que él.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

La afirmación parece dura pero es cierta. El circuito profesional no permite deficiencias en el comienzo del punto. Ese movimiento que permite poner la bola en juego es indispensable para dominar o ser dominado. Nadie quiere comenzar a la defensiva en partidos que se juegan a máxima velocidad y con escaso margen de error.

El buen saque no significa potencia, tampoco tiene que superar los 220 km/h para hacer daño. Variar efectos y ángulos es una clave muy importante: un promedio primer servicio superior al 70% es sinónimo de haber jugado bien en dicha faceta.

¿Por qué hablo hoy del saque? Seguro ya adivinaron: La presentación de David Nalbandian frente a Andy Murray. El unquillense tuvo 8 turnos de servicio, perdió 6 y, en los 2 que ganó, levanto muchos puntos de quiebre. Algo verdaderamente preocupante.

En el primer set la eficacia fue baja (49%) pero después la subió en el segundo (75%) sin embargo el porcentaje no fue el principal problema. No falló tanto ni realizó muchas doble faltas (a excepción del primer juego). El inconveniente surgió en el armado del golpe. Murray lo leía con bastante facilidad y devolvía la bola profunda al cuerpo de David.

El argentino, que no había terminado su movimiento, ya tenía que pegarle a la devolución del escocés. Tras su segundo golpe estaba a la defensiva y a la merced de un rival que lo incomodó mucho y pocas veces lo dejó pegar bien afirmado.

Por eso pienso en las derrotas con James Blake y Stanislas Wawrinka y entiendo y justifico el resultado. Al saque volvía una pelota muy rápida y jugar contra ese tipo de pegadores a su velocidad se hace complicado (y, por momentos, imposible).

Muchos consideran que es la falta de partidos, yo espero que lo sea. A Nalbandian se lo ha notado muy bien físicamente y con algunos destellos imborrables de su talento con el increíble revés a dos manos que tiene. Lamentablemente parece que hoy ya no alcanza.

El talento ayuda, pero solo no sirve. David tendría que replantear algo en el armado de los puntos o empezar a pensar en el polvo de ladrillo como su superficie fuerte. Allí, la velocidad de sus rivales sería opacada y su nivel, que tendría que mantenerse alto, le permitiría volver al lote de los mejores.

Hoy, por más que nos duela a todos, Nalbandian tendrá que jugar como pueda e intentar dominar desde su devolución que será (como fue siempre aunque ahora más) el punto más fuerte de su juego.

¿Qué esperar para el US Open? Un guiño del sorteo. La posibilidad de enfrentarse con un pegador es muy peligrosa pero si juega contra un contragolpeador las opciones son muchas.

Horas de cancha y en buen nivel es lo que necesita Nalbandian. De conseguirlas podemos pensar en septiembre y en Belgrado porque la Copa Davis volvería ser posible.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido
Nos sorprendimos cuando fueron 24 triunfos consecutivos, lo seguimos haciendo cuando la cifra aumentó a 32 y ahora ¿qué podemos decir? Novak Djokovic ganó su trigésimo séptimo partido del año en igual cantidad de presentaciones tras vencer al número 1 del mundo Rafael Nadal por 6-4/6-4 en 2 horas y 13 minutos de juego y levantó el trofeo del Masters 1000 de Roma.
Cuarta final en el año que se encuentran y cuarta victoria para Nole que ya parece no tener techo en un año que quedará marcado en los libros. Cuando jugaron en Indian Wells y Miami la “excusa” para Rafa fue la superficie, cuando se pasó a Madrid fue la altura lo que le daba mayores posibilidades al serbio. En Roma, cualquiera de todas las cosas que podían decirse se derribó.
Nadal tuvo una semifinal relativamente sencilla de más o menos una hora y media contra Richard Gasquet. Djokovic llegó al límite de sus posibilidades físicas y derrotó en un partido para el infarto al británico Andy Murray en 3 horas y 2 minutos.
En el foro itálico, Rafa había caído una vez (2008 ante Juan Carlos Ferrero) y triunfado en apoteóticas batallas contra Guillermo Coria y Roger Federer en las cuales ganó demostrando su corazón y su garra.
Si a todo eso le sumamos la incesante lluvia que cayó durante un buen rato del domingo en Roma, la humedad de la cancha y el peso de la pelota del español en partidos con estas características el resultado estaba más que cantado.
Pero este serbio que todo lo puede lo consiguió una vez más. No pensó en su físico, maltrecho del día anterior, no pensó en la lluvia, en la humedad, en el pique alto, en la lentitud de la cancha o en la fiereza de su rival. Se sacó todas las imágenes que tuvo en la mente e hizo lo que mejor sabe hacer: Jugar al tenis.
Sus golpes de fondo de cancha están insostenibles y dejar parado a Nadal más de una vez en todo el partido no es algo que suceda todos los días y él ya lo hace parecer habitual. ¿Rafa está jugando muy atrás? Sí, pero a la vez Djokovic juega muy adelante y, en un duelo de línea de base, hoy no hay quién le puede hacer frente.
Miren a Wawrinka, miren a Soderling, tenistas que no retroceden y que se quedan intercambiando palo por palo… así les fue. A Djokovic hay que variarle alturas constantemente, hacerlo sentir incómodo, llevarlo a la red y presionarlo. Fácil decirlo, imposible hacerlo porque no te deja. La idea la tienen todos, pero nadie tiene la más mínima oportunidad de ponerlo en práctica.
Si lo atacan, se defiende como pocos. Si ataca, pocos le mantienen el ritmo. Los 37 partidos consecutivos no son suerte y ya siente la presión de las miradas encima. No por nada explota con el puño apretado o con un festejo en puntos de poca trascendencia para el partido pero importantes para él y para su confianza.
De yapa, Djokovic se clasificó para el ATP World Tour Finals con este hipotético ranking de lo que va del año. Sí, sí, pongamonos contentos. La alegría no es solo Serbia, miren quién está en el noveno lugar.
Es momento de hacer apuestas, ¿quién le gana a Djokovic? Esperamos su respuesta ya sea comentando en el blog, visitando nuestro Facebook o siguiéndonos en Twitter.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Los adjetivos calificativos parecen haberse quedado cortos allá por el Masters 1000 de Miami cuando Novak Djokovic capturaba su cuarto título del año. Ahora, con 6 trofeos en su vitrina 2011, las palabras ya casi ni existen ante la gigante actuación del serbio en esta temporada.

El lugar elegido fue Madrid, la superficie polvo de ladrillo y el rival Rafael Nadal. Sí, le ganó  7-5 y 6-4 al número 1 del mundo en su casa. ¿La altura favorecía al serbio? Muy probable. Sin embargo el mallorquín tan solo tenía 16 derrotas en su carrera en esa superficie y no había condición climática que aguante.

A Djokovic le faltaba ganar un título de los grandes en este tipo de canchas. Todo lo logrado anteriormente en este nivel había sido en superficies rápidas y necesitaba demostrar que podía cerrar una gran semana en lentas.

Las víctimas cayeron una a una. Kevin Anderson y Guillermo García López lo hicieron en sets corridos, mientras que David Ferrer y Thomaz Bellucci lo obligaron a trabajar más y a definir el encuentro en el tercer set (el brasileño fue uno de los que más cerca estuvo de ganarle en esta temporada). Y la gran final llegó ante Nadal.

Definieron el título en Indian Wells y Miami, ¿por qué no habrían de hacerlo en Madrid? El partido comenzó muy desparejo: 4-0 y saque para el serbio. Obviamente Rafa no bajó los brazos y estiró la definición.

El español sacó 4-5 y levantó tres set points. Allí donde él es el más cabeza dura (que se entienda bien la frase), terminó sucumbiendo. Nole ganó los otros 8 puntos de manera consecutiva y cerró el primer parcial por 7-5 en poco más de una hora de juego.

Ante la levantada de Nadal antes de perder el set uno podía vislumbrar el segundo de desarrollo sencillo para Djokovic. Error: Nadal comenzó quebrando y se adelantó en el marcador. Todo hacía creer que sería un bache en el juego del serbio. Otro error más porque recuperó el quiebre en el siguiente juego.

Y así fueron palo a palo hasta el slice de revés que se fue ancho del español y el (hasta ahora) número 2 del mundo pudo festejar.

Una semana que se cierra de manera espectacular para el campeón ya que cada día está más cerca del tan ansiado primer lugar del ranking. Rafa no puede relajarse ni querer tomar un respiro. Novak Djokovic está más cerca que nunca y el 32-0 del año lo demuestra.

Read Full Post »

¡A disfrutar  de un punto espectacular de la final de Montecarlo 2010! ¿Podrá Rafa repetir el título?

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Se me viene a la cabeza una imagen del año 2003, cuando Mardy Fish salía de la oscuridad y se colaba en la final del, en ese momento, Masters Series de Cincinnati. Tras esa final pasaron 5 años hasta llegar a Indian Wells 2008 para repetir la hazaña y, dos después, llegó nuevamente a la definición en Cincinnati. Hoy venció a David Ferrer en una hora y 22 minutos y está a un paso de repetir final en un torneo de gran importancia.

Esa tarde/noche de 2003 culminó una de las mejores actuaciones de su vida cayendo en la final ante su amigo Andy Roddick sin perder el saque, es más, su servicio solo fue quebrado dos veces en todo el torneo (primera ronda contra Mark Philippoussis). Parecía un gran punto de despegue para el jugador nacido en Minnesota, pero se estancó.

Las lesiones y el mal nivel de juego se entrelazaban y no podía asomar la cabeza más allá de la horrible frase: “Que hubiera pasado sí”.

La irregularidad pasó a formar parte de su vida cotidiana: Jugó finales (la más destacada en los Juegos Olímpicos 2004) y ganó títulos (Estocolmo 2003 y Houston 2006) hasta que salió a flote nuevamente con una actuación resonante.

Fue en el año 2008. Ubicado en el margen de los 100 del mundo, impactó a propios y extraños y eliminó Davydenko (8), Nalbandian (7) y Federer (1) solo para caer ante Novak Djokovic en una disputada final.

Ese fue el momento que empezó a estabilizarse. Un tiempo fuera del circuito le ayudó a bajar de peso y ganar masa muscular y llegar al 2010 como un tenista diferente. Ofensivo con su juego como siempre y agresivo con su saque.

Cincinnati le abrió de nuevo las puertas de la final pero Federer lo detuvo tras una batalla de 2 horas y 40 minutos, pero sus “víctimas” anteriores ameritaban el lugar que había ganado: Verdasco, Murray y Roddick cayeron esa semana ante su juego.

Tras su triunfo de ayer ante Juan Martín Del Potro hoy su víctima fue David Ferrer y muchos lo calificamos de sorpresa ¿Por qué? Porque el estilo de Fish no es el adecuado para triunfar ante un “pasa pelotas” como el español. Pero el 7-5/6-2 llega en uno de los mejores momentos de su carrera.

Ya sin problemas de peso y, parecería, sin problemas físicos, llega al número 1 de los Estados Unidos por primera vez y promete quedarse por un tiempo.

Él lo considera intrascendente, pero todos sabemos que no lo es. El plus anímico que genera ese ranking y un torneo de esta magnitud (puede ser 8 el mundo si lo gana) no tiene desperdicio alguno. Y, además, hay un dato que corre a su favor, las únicas tres semifinales de Masters 1000 las ganó. Seguramente estará prendido al partido de Anderson y Djokovic rogando por una victoria del sudafricano.

Pero este Mardy Fish que no para de sorprender tiene mucho para dar ante cualquier rival y, si está al 100%, no hay que dudarlo: puede poner en aprietos a cualquiera.

Read Full Post »

Por Emiliano Cándido

Y en un momento Del Potro iba a parar antes de las semifinales en un torneo. Esta vez le tocó perder en cuarta ronda del Masters 1000 de Miami ante el estadounidense Mardy Fish por 7-5  y 7-6 en 2 horas y 25 minutos de juego.

Conviene quedarse con la imagen de Juan Martín en la tercera ronda contra Robin Soderling porque esta fue una presentación muy deslucida. Su saque no influyó lo necesario, su derecha estuvo más tiempo fuera de la cancha que dentro y no planteó un partido inteligente con su revés.

La humedad y el calor que hacía a las 11 de la mañana de Miami fueron una de las claves para que el tandilense no se sienta cómodo. Desde el inicio se lo notó molesto y con mucho cansancio acumulado de la gran seguidilla de partidos de las últimas semanas.

Si bien se tomó unos días de vacaciones durante la semana de Copa Davis encarriló una serie de 10 partidos en las últimas semanas, un esfuerzo que se desacostumbró a realizar tras la operación y es obvio que no se sienta al 100%.

Los primeros games del partido mostraron a un argentino fastidiado y a un Fish errático en las bolas decisivas. El estadounidense hacía todo bien hasta el momento de la definición donde dejaba absurdas voleas en el medio de la red.

Así fueron palo y palo hasta el noveno game. Juan Martín desaprovechó 5 posibilidades de quebrarle el saque a su rival y, en el juego siguiente, salvó 4 set points. Todo se encaminaba a un Tie Break, pero el duodécimo juego fue clave. Tras una bola que pegó en la faja y picó del lado del argentino, el local se llevó el primer parcial por 7-5.

Ya agotado y sin jugar en su verdadero nivel, Del Potro comenzó a tirar de todos lados durante el segundo set y llegó al Tie Break, pero las chances de victoria se esfumaron con un lapidario 0-5. Si bien hubo un principio de recuperación fue en vano y, en el tercer match point, la victoria quedó para Fish, que ahora tendrá que enfrentarse con David Ferrer en los cuartos de final.

Así se termina la aventura de Juan Martín en esta gira estadounidense que le trajo enormes réditos y que serán analizados con el correr de los días por Saque a Saque. De momento queda la ilusión intacta. Del Potro da señales que lo tendremos entre los mejores nuevamente y eso genera una enorme ilusión.

Read Full Post »

Older Posts »